El angelote (Squatina squatina) en Lanzarote: Tesoro submarino en peligro

El angelote (Squatina squatina)

Lanzarote, la joya del archipiélago canario, resplandece con su paisaje volcánico único y sus playas de arena negra que contrastan con el azul intenso del océano Atlántico. Pero debajo de la superficie cristalina de sus aguas, se esconde un tesoro marino fascinante y en peligro de extinción: el angelote (Squatina squatina), una especie que necesita nuestra protección más que nunca.

El hábitat del angelote en Lanzarote

El angelote, un tiburón de aspecto singular con su cuerpo aplanado y sus aletas pectorales que se asemejan a alas, encuentra en las tranquilas y cálidas aguas de Lanzarote un refugio vital. Prefiere los fondos arenosos y fangosos donde puede camuflarse con maestría y acechar a sus presas sin ser detectado. Aunque puede habitar a diferentes profundidades, desde los 20 hasta los 200 metros, es común avistarlo en las playas de arena negra y en aguas poco profundas, donde su presencia añade un toque de misterio al paisaje submarino.

Características físicas y adaptaciones del pez ángel

Con un tamaño que puede alcanzar hasta los 2.5 metros de longitud, el angelote despliega su distintiva cola de tiburón y su cabeza ancha provista de grandes ojos, permitiéndole una visión aguda en los ambientes submarinos de escasa luz. Su camuflaje, que varía desde tonos marrones hasta grises, le permite mimetizarse con el lecho marino, esperando pacientemente a que una presa se acerque lo suficiente para lanzarse con rapidez y capturarla con sus poderosas mandíbulas.

Reproducción y ciclo de vida

Las hembras de angelote depositan sus huevos, conocidos como «cápsulas de huevo», en el fondo marino, donde se adhieren a objetos sólidos hasta que los embriones se desarrollan completamente y eclosionan como jóvenes angelotes. Sin embargo, su crecimiento lento y su madurez tardía hacen que esta especie sea especialmente vulnerable a la sobreexplotación y la degradación del hábitat.

Comportamiento y dieta del angelote

El angelote puede pasar largos periodos inmóvil, esperando el momento adecuado para lanzarse en un rápido movimiento y capturar a sus presas, que suelen ser peces planos, crustáceos y cefalópodos. Su técnica de caza, basada en la emboscada, le otorga una ventaja significativa en el competitivo mundo submarino.

Encuentros submarinos: Observando al angelote en su hábitat natural

Para los afortunados que se aventuran en las aguas cristalinas que rodean Lanzarote, la posibilidad de encontrarse con un angelote añade emoción y asombro a la experiencia submarina. Estos depredadores majestuosos son avistados mientras se deslizan con gracia entre la arena y las rocas, recordándonos la importancia de preservar su hábitat y proteger su existencia.

Turismo sostenible: Apreciando y protegiendo al angelote

El avistamiento responsable del angelote puede convertirse en una actividad turística sostenible en Lanzarote, promoviendo la conservación de esta especie en peligro crítico y contribuyendo a la preservación del ecosistema marino en su conjunto.

Protección y seguridad para el ángelote

La situación crítica del angelote en Lanzarote, amenazado por la sobrepesca y el desarrollo turístico, requiere medidas urgentes de protección y conservación. Proyectos como AcuSquat utilizan tecnología avanzada para estudiar los hábitos y movimientos de esta especie, proporcionando información crucial para implementar medidas de planificación efectivas que protejan tanto a los angelotes como a su hábitat.

Preservar la belleza y la biodiversidad de las aguas que rodean Lanzarote es un compromiso que debemos asumir con responsabilidad, garantizando que las generaciones futuras puedan seguir maravillándose con la majestuosidad del angelote y otros tesoros submarinos que habitan en nuestras costas. Desde el gobierno hasta los ciudadanos locales, todos tenemos un papel importante que desempeñar en la protección de esta especie emblemática y su entorno marino.

Leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *